EDUCAPAIS: La educación es noticia

30-07-2018

Presentamos nuestro boletín mensual EducaPais de julio 2018 desde la Escuela de Educación de la UCAB y CERPE, como espacio para reconocer y promocionar buenas prácticas educativas.

Pulse aquí para descargar el Boletín EducaPaís - Julio 2018:

Editorial del mes de junio:

La Universidad fuente de vida reconciliada

Iniciamos el editorial del mes de julio con las inspiradoras reflexiones del Encuentro Mundial de Universidades encomendadas a la Compañía de Jesús, celebrado el 10 de Julio de 2018. El documento exhorta a vivir la reconciliación como plenitud de vida que solo se alcanza a través del amor capaz “… de entregar la propia vida para que todos tengan vida.”[1]

En la actual crisis que vive nuestro país, ante el dolor que vemos en los rostros de nuestros semejantes agobiados por mil penurias, el llamado a la reconciliación desde el amor como acto de voluntad y plenitud es pertinente y necesario. No es un llamado a la cobardía, al olvido o la ignorancia; todo lo contrario es antídoto a la desesperanza y clamor por el actuar pleno de razón y pasión, de realidad y transcendencia:

Vivir en plenitud significa zambullirse en la variedad de pieles y culturas que forman la humanidad. Supone zambullirse en la complejidad de los procesos históricos y sociales.

Procesos de cambio profundos, complejos, con ritmos tan distintos que llegan a llenarnos de incertidumbre frente a un futuro cada vez más difícil de imaginar... Una universidad como la queremos, fuente de vida, comprometida a fondo en los procesos de reconciliación, experimenta en su propia existencia cotidiana las tensiones propias de la complejidad.[2]

Las Universidades en nuestro país se han convertido en bastión de lucha por la democracia y la institucionalidad. Son los espacios académicos de resistencia ciudadana en defensa de los derechos humanos basados en el respeto a la dignidad de toda persona. En cada edición del Boletín Educapaís se resaltan las acciones que las casas de estudio desarrollan para denunciar y actuar en consecuencia. Nuestras Almas Mater no permanecen en silencio, ni quedan inactivas frente al atropello. Conscientes de su rol histórico se han unido en esfuerzo mancomunado para defender los principios republicanos.[3]

Desde la Universidad Católica Andrés Bello y con actitud de apertura a todas las agrupaciones civiles deseosas de construir ciudadanía, la Universidad Católica se ha comprometido con El Reto País, un espacio de reflexión y construcción colectiva capaz de concebir proyectos que den respuesta eficiente, viable y pertinente a la crisis estructural de nuestro país. Como claro ejemplo de ese compromiso está el éxito del Programa de Becas EDUCA 2020, orientado a los bachilleres interesados en estudiar Educación en las siete menciones que oferta la Escuela de Educación de la UCAB. En las palabras del Director de la Escuela de Educación de la UCAB, el profesor José Javier Salas, el programa responde al compromiso de la Universidad de formar educadores de calidad:

La educación de calidad es condición indispensable y urgente para retomar el sendero del crecimiento económico y social. Como obra de la Compañía de Jesús, la UCAB ha dispuesto sus mejores recursos para dar vida a este programa. ¿Existe mejor demostración de nuestro compromiso con la paz, los derechos humanos y el desarrollo sostenible? Es la defensa de la educación lo que la universidad está promoviendo y no hay evidencia más contundente de nuestro empeño en ser inclusivos y exigentes. Ya tenemos más de 130 becarios en el aula; darle continuidad al programa significa incrementar ese número. Esto no es eventual; es un compromiso con el país y sus posibilidades de superación de la mano de buenos docentes.[4]

En este desafío de construir ciudadanía, de educar con calidad y calidez para entretejer el tejido social, las escuelas merecen un reconocimiento especial por su valentía y desprendimiento. Cada maestro, cada docente es un héroe anónimo que lucha contra la desesperanza y vincula a los estudiantes a la vida. Ante la masiva diáspora de familiares y amigos, es el maestro el personaje cercano que alienta, que sustenta y alimenta el espíritu.

Ejemplos elocuentes de estos éxitos es la Premiación de más de 300 estudiantes en las Olimpiadas de Historia 2018 donde participaron las comunidades de La Vega y Antímano. La alianza del grupo UTOPIA, la UCAB, la Fundación Bancaribe para la Ciencia y la Cultura y la Fundación Empresas Polar han consolidado este maravilloso esfuerzo para el rescate de la reflexión histórica[5]. Las Olimpíadas de Historia lograron extenderse más allá de los límites de Caracas para expandir su beneficio a Maturín y Puerto Ordaz.

De igual forma celebramos el esfuerzo de la Fundación Queremos Graduarnos que apoyó a 267 bachilleres para lograr culminar sus estudios de secundaria, favoreciendo a los estudiantes que demostraron interés, esfuerzo y disciplina para culminar esta etapa y emprender estudios universitarios.[6]

Deseamos culminar este editorial recordando que un 31 de julio de 1556 falleció el Fundador de la Compañía de Jesús, Ignacio de Loyola, su visión de espiritualidad como discernimiento y trascendente búsqueda personal la plasmó en los ejercicios espirituales, que han marcado a la obra jesuita extendida y consolidada en el mundo.

Les presentamos la obra de la educadora Andrea Cecila Ramal, que inspirada en la visión de San Ignacio nos regaló esta carta imaginaria del Padre Fundador a los educadores. Estamos seguros que estos breves extractos estimularán el deseo de conocer toda la epístola.

Carta de San Ignacio a un educador de hoy:

Ya te preguntaste, al entrar en el aula, ¿quién es tu alumno, lo que él desea, lo que espera y siente? ¿Cuáles son las cosas que le gustan, cómo reacciona delante de lo que le desagrada, de qué necesita para crecer y superar sus límites? Y más: ¿Cómo es su mundo o cómo es esa compleja sociedad en que él desarrolla su existencia? (..)[7]

Para eso el primer paso será escuchar a tu alumno…

Permite que él hable: déjate encantar por su discurso repleto de sentidos. Transforma tu clase en el espacio de todas las voces. Verás que él habla de aquél a quien enseñas, será muchas veces como una dulce y suave melodía que alegrará tus tardes y ayudará, misteriosamente a descubrir algo sobre tu propia existencia.

Sentirás, entonces, que tú también aprendes. (…)

Entonces tu clase se convertirá en un gran concierto de múltiples voces que enseñará que es posible transitar por un mundo heterogéneo y diverso repleto de culturas y visiones. Dialoga, tú también, con tus estudiantes: ellos se convertirán en tus compañeros de estudio y en ese momento ya no habrá más quien sólo enseña o quien sólo aprende.

Pues unos educarán a los otros, en comunión.

Únicamente no permitas que ese debate reflexivo y crítico ocurra sin fijar un norte; sin caer en un plan de doctrinación que sofoque la mente ofréceles un referencial de búsqueda. Tu desafío será hacer que comprendan que el principal criterio de todo y para todo es siempre el amor.

 

Con estas palabras que nos describen la acción pedagógica del amor como discernimiento y voluntad, reiteramos la exhortación del inicio de ese editorial:

¡Eduquemos para la reconciliación!



[1] Encuentro Mundial de  Universidades encomendadas a la Compañía de Jesús Loyola,  10 julio 201 8. La universidad fuente de vida reconciliada. Disponible en: http://www.jesuitas.org.co/docs/1014.pdf

[2] Ídem.

[3] Universidades denuncian que el gobierno acaba con la autonomía. http://elucabista.com/tag/unimet/

 

 

*************************

Boletines anteriores:

Volver